Haití, un país con el 80 % de su territorio ocupado por bandas y con solo 2.000 policías para recuperar el orden, no podrá salir de su crisis de seguridad e inestabilidad sin el fortalecimiento de su fuerza policial y el entendimiento con la Comunidad del Caribe (Caricom) y EE.UU., coincidieron este viernes en Miami varios expertos.

Sin la ayuda a la Policía Nacional y el Ejército en las tareas de seguridad “no podremos restablecer el Estado de derecho” en el país, dijo Leslie Voltaire, miembro del Consejo Presidencial de Haití, en una sesión de la Conferencia de Seguridad Hemisférica (HSC), impulsada por la Florida International University (FIU).

Voltaire expuso por videoconferencia los enormes desafíos que enfrenta Haití, con grandes zonas del país sin electricidad, agua ni servicios y las escasas fuerzas del orden viviendo en “condiciones infrahumanas».

Mostró, no obstante, su esperanza en que la elección el 30 de abril pasado de un nuevo primer ministro, Fritz Bélizaire, en sustitución de Ariel Henry, y de Edgard Leblanc Fils al frente del Consejo Presidencial para la Transición imprima estabilidad al proceso de recuperación del orden y la democracia.

El país caribeño, que afronta una tasa de inflación de 50 % y desde hace 8 años no ha convocado elecciones presidenciales, vive sumido en una aguda crisis y en medio de la violencia de las poderosas bandas armadas.

Esta institución tiene que preparar el camino para la celebración de comicios para el nombramiento de un nuevo presidente, a más tardar el 7 de febrero de 2026, pero estas elecciones, aseguró Voltaire, “no son factibles con 300 partidos políticos” en liza.

“Sería una catástrofe unos comicios con 300 candidatos. Hay que reducir a 12 o así el número”, precisó el político haitiano, quien se quejó de que las promesas de ayuda económica del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) nunca llegaron a concretarse.

Advirtió de que la misión multinacional militar con efectivos del Caricom y dirigida por Kenia no podrá afianzar la seguridad en Haití “sin puestos de trabajo, sin economía ni servicios ni recuperación del sector agrícola».

Luces y sombras de la misión multinacional

Prosperé Charles, profesor de la Tuskegee University, se mostró crítico con el despliegue de la misión multinacional, que pone en evidencia la “destrucción del Ejército haitiano” y la escasa capacidad de la Policía, con solo 2.000 agentes del orden, para defender el 20 % libre del imperio de las bandas armadas.

“Estados Unidos ha evitado que Haití tenga armas y municiones”, se quejó Charles, para indicar a continuación que la entrada de una fuerza multinacional significa “nuestro fracaso como nación». Criticó la “falta de transparencia” en el despliegue y en la llegada de aeroplanos procedentes de Estados Unidos.

“La Policía de Haití no sabe lo que está pasando.

Haití ha sido puesto en el patio trasero, sin consultarle”, acotó. Denunciaron los ponentes que las bandas armadas han reclutado a niños y adolescentes que han matado, secuestrado y saqueado para conseguir alimentos.

El Caricom, clave para la recuperación de Haití

Para combatir con éxito esta crisis en la que están implicadas pandillas y grupos armados, resulta clave la convergencia de Caricom, que “Haití se convierta en una de sus prioridades”, dijo, por su parte, Wazim Mowla, del Atlantic Council.

“Haití tiene que ser prioridad entre los líderes del Caricom y en su relación con EE.UU. y Canadá. Debe ver su potencial como parte de la comunidad”, afirmó Mowla. El evento de dos días de la HSC, que concluye hoy y es organizado por el Instituto Jack D. Gordon de Políticas Públicas de la FIU, celebra su novena edición centrado en los desafíos en materia de seguridad en el hemisferio occidental.

 

Haití; el panorama es más complejo de lo que aparenta, pese a envío de tropas kenianas

Haití; el panorama es más complejo de lo que aparenta, pese a envío de tropas kenianasEn Haití el panorama es más complejo de lo que aparenta. FOTO FUENTE EXTERNA

La violencia en Haití se mantiene, las bandas continúan con su dominio cuasi absoluto de la capital, pese a la instalación de un nuevo gobierno de transición, que en la primera semana ha dejado más desacuerdo que armonía.

En ese sombrío contexto, la nación caribeña más paupérrima de la región, trata de ver una luz al final del túnel, sobre todo tras el anuncio de Bahamas, de que el próximo 26 de mayo, Kenia comenzará con el envío de policías para enfrentar a las pandillas y su poderío.

Estos grupos criminales, armados hasta los dientes, han expresado su rechazo a esta incursión, aprobada ya, por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y que cuenta con la bendición de la mayoría de países.

Pero para algunos, esto debió ser el primer paso en busca de subsanar la crisis más aguda de la historia en Haití, como lo es la inseguridad y violencia, representa el mayor riesgo para las nuevas autoridades, llamadas a convocar elecciones y reencausar al país por la senda de la democracia.

En total, son más de 1,000 efectivos policiales los que estaría enviando Nairobi a Puerto Príncipe, aunque en esta ocasión, la primera partida sería de unos 200, quienes deberán comenzar con el proceso de estabilización de manera inmediata.

Sin embargo, esa misión no es tan fácil como lo plantean los organismos que la conforman, ya que, hay factores como el poderío de estas mafias, que ponen en riesgo incluso, el éxito de la incursión, apoyada por grandes potencias como Estados Unidos y Canadá.

División en el nuevo Consejo Presidencial

Un anuncio inesperado que reveló al nuevo primer ministro de Haití amenazaba con fracturar el recién instaurado consejo de transición encargado de elegir nuevos líderes para el país caribeño, castigado por la violencia de las pandillas.

Cuatro de siete miembros del consejo con poder de voto dijeron el martes que habían elegido a Fritz Bélizaire como primer ministro, un anuncio y una alianza política inesperados que tomaron por sorpresa a muchos haitianos. Los consejeros que se oponen a Bélizaire, que fue ministro de Deportes de Haití durante la segunda presidencia de René Préval entre 2006 y 2011, estudian ahora opciones como impugnar la decisión o renunciar al consejo.

Leer: Designación Bélizaire divide Consejo Haití

66032a79a97c1
El primer reto de las autoridades transitorias será el de ponerse de acuerdo para ir en una misma dirección. FOTO FUENTE EXTERNA

Una persona con conocimiento directo de la situación, que no quiso ser identificada porque las negociaciones seguían en marcha, dijo que la decisión imprevista suponía una violación del acuerdo político del consejo, y que algunos miembros del consejo barajaban a otras personas para el puesto de primer ministro.

El consejo tenía previsto celebrar una votación el martes y elegir a su presidente. Pero dos horas y una elaborada disculpa después, uno de sus miembros dijo que no sólo se había elegido a un presidente del consejo, sino también a un primer ministro. Un murmullo se extendió por la sala.

Así explicaba esta semana la agencia EFE, que le ha dado un seguimiento riguroso a la situación, desde que la crisis haitiana se agudizó, con el magnicidio d Jovenel Moise, el 7 de julio del 2021… desde entonces, Haití no ha vivido en paz.

La crisis humanitaria

A estos ingredientes, que componen una bomba de tiempo en ebullición desde hace años, se le suma la grave crisis humanitaria, que se ha traducido en miles de desplazados y más de dos millones de niños en estado de vulnerabilidad y amenazados por una hambruna que asecha sin compasión.

Haiti 2
Una mujer huye con su bebé en brazos del casos en Puerto Príncipe. FOTO Clarens SIFFROY / AFP)

Los puertos permanecen cerrados, por lo que de fuera no llega nada desde hace semanas, el aeropuerto Internacional Toussaint Louverture, recibió apenas el primer avión en casi dos meses y no precisamente para traer alimentos, sino para reforzar la embajada de los Estados Unidos.

La crisis es aguda, el panorama es incierto y de no lograrse un consenso con urgencia, la agitada nación pudiese estallar de manera incontrolable, aunque las soluciones no pintan menos violentas, ya que las misiones internacionales, lideradas por Kenia, no llegarán a Puerto Príncipe para entregar ramos de flores a las bandas, por lo que las nuevas autoridades tienen un reto mayor, para los próximos días.

Loading